Lee la publicación para saber más...

El foso común de Bedlam

By Mask69 | Arqueologia y Antropologia | 22 Dec 2021



Introducción


La peste es una enfermedad infecto contagiosa que tuvo su máxima expansión por Europa durante los siglos XIV y posteriores, más exactamente durante los años 1346 y 1361, donde murió al menos un tercio de la población europea. Ésta fue llamada la Peste Negra. Hubo varices brotes importantes de la epidemia aparte de la conocida como la Peste Negra, sin embargo, con unos números de mortalidad inferior, como la Plaga Italiana, la Gran Peste de Viena, la Epidemia de 1649 y la que me centraré más en este trabajo, qué es la Gran Plaga de Londres.


Para poder explicar el impacto de esta enfermedad, me centraré posteriormente en un yacimiento hallado recientemente, en 2015 en la ciudad de Londres, donde tuvo lugar la epidemia. Este yacimiento, excavado por MOLA, el museo de arqueología de Londres, corresponde a una fosa común, llamada Bedlam, en la que se confirma que el gran número de víctimas corresponden a la Gran Plaga de Londres.

 

5fcc1c38e10b8320cba753c49df560ec207caeba3f7bd729991541b4106592c4.jpg


La Peste


Para poder explicar el foso Bedlam, primero es necesario saber y conocer que es la peste y qué causó en la antigüedad. Tal y como dice el Institut d'Estudis Catalans (IEC): “Enfermedad epidémica de origen bacteriano que se transmite directamente de persona a persona oa través de ciertos animales, como las ratas, las pulgas y las chinches. Peste bubónica.”. Esta enfermedad es causada por la bacteria Yersinia pestis y provoca la peste bubónica, la peste neumónica y la peste septicémica. Esta batería es la responsable de todos los brotes de peste más numerosos en cuanto a afectados y víctimas que han pasado a lo largo de la historia. Esto se supo gracias a la investigación científica que se llevó a cabo en varios fosos comunes de toda Europa, donde los científicos buscaron entre los dientes de casi 200 muertes. En una treintena de casos encontraron rastros de la bacteria Yersinia pestis, y en tres descubrieron el genoma completo de la bacteria.

 

Técnicamente, la peste bubónica se transmite a través de los roedores a los humanos, más concretamente a través de la picadura de las pulgas infectadas de los roedores. Sin embargo, hay que hacer un inciso en que, en unos estudios realizados recientemente por la Universidad de Oslo y Ferrara concluyen que la Peste Negra no fue proveniente de las ratas, como siempre se había culpado, sino del propio ser humano, a través de las pulgas y piojos que residían en el cuerpo humano de aquella época, posiblemente producido por la mala higiene y mala condición de vida que tenía la mayor parte de la población, la cual no era burguesa. Estas pulgas o piojos, procedentes de Asia Central (el cual se ha podido comprobar mediante el ADN bacteriano recuperado de varios afectados) y que se extendieron por Europa a través de las rutas comerciales. Para consolidar este estudio y esta teoría de que la peste no es transmitida por los roedores, quiero citar unas palabras que dijo la profesora Barbara Bramanti en un artículo del diario La Vanguardia en referencia a la peste bubónica ya la septicémica; “La Peste Negra no la transmitieron las ratas... sino los humanos: Para las otras dos formas siempre se pensó que el portador eran las pulgas de animales.

 

Tras la tercera pandemia de peste, que se originó en China en 1855, se descubrió una alta mortalidad de ratas antes de la epidemia. Así que se pensó que las pulgas de las ratas, buscando nuevos huéspedes, habían saltado sobre las personas, infectándolas. Pero existe un problema: en los informes de la época medieval no se menciona la muerte de ratas por ningún sitio“. Tras la Peste Negra, la enfermedad no desapareció, sino que se quedó en Europa. Ésta fue la causante de las siguientes epidemias de peste, como la Gran Plaga de Londres de 1665-1666, de la que hablaré con posterioridad. Otras epidemias importantes consecuentes a la de Londres fueron La Gran Peste de Viena en 1649, de la que se vieron afectados en España, más precisamente en Sevilla y la Peste de Marsella de 1720.

 

72bd50d11172c91d02052fec4c434e233b993252772572005c6be4c3ec4f9018.png


Contexto histórico


La llamada Gran Plaga de Londres, se concentró durante los años 1665 y 1666. Este nuevo brote de peste bubónica fue uno de los últimos brotes más significativos y con mayor mortalidad de Europa. Se calcula que murieron unas 100.000 personas. Esta epidemia, aunque se focalizó en Londres, también se extendió por otros sitios de Inglaterra, pero no en tanta medida. En Londres murió la quinta parte de la población. Se mantiene la hipótesis de que la plaga de peste vino desde Holanda a través de barcos comerciantes, puesto que aparte, Holanda había pasado por una epidemia de peste no hacía mucho, eso sí, con un número mucho más reducido.


Los primeros casos se dieron en gente pobre, ya que se daban en zonas más dejadas de la ciudad, como por ejemplo el puerto y sus alrededores, así como las zonas situadas en el sur de la ciudad, por eso no se documentaban muchas muertes al principio y no fue hasta un cierto tiempo después, cuando la peste comenzó a afectar a más gente y sobre todo gente de clase más elevada que se finalmente notificó que había un brote de peste en Londres. Cómo en todos los brotes de peste, le cogían la gente más pobre donde sus condiciones higiénicas y de vida en general eran escasas. Cabe remarcar, que en aquellos años, las condiciones de vida en Londres eran bastante bajas y, por tanto, había un gran número de la población que era pobre, por lo que el número de afectados fue tan numeroso. Aparte, que al principio, al ser invierno y haber un clima frío, la enfermedad no se expandía tanto, sino que se estabilizaba, en cambio, al llegar la primavera también llegó la subida de temperatura y el clima cálido, cosa que provocó que la peste se extendiera mucho más rápido.


Cuando finalmente se anunció que la enfermedad volvía a estar presente en la sociedad, la gente con más recursos, la burguesía, se fue de la ciudad para ir al campo, lo más aislados posible del gran cúmulo de gente de la ciudad para evitar contacto y contagios. La gente con menos recursos se quedó en la ciudad, a la que fueron cayendo todos. Se calcula que cada semana morían primeramente alrededor de 2000 y conforme iban pasando las semanas, el número de muertes aumentaba ferozmente hasta escalar las 7000 personas. Quedarse en la ciudad era una muerte segura. 

 

En aquella época, en Inglaterra reinaba Carlos II, quien fue el primer católico en reinar Inglaterra. Éste, al saber de la epidemia, se fue de donde residía junto con su familia, del palacio de Whitehall, su residencia principal desde 1530 hasta 1698. Uno de los palacios más magníficos de Europa, el cual contaba con 1.500 habitaciones, éste era mayor que Versalles y que el Vaticano. Éste, se aisló en Oxford, donde se mantendría hasta que la peste se extinguiera. Siguieron sus pasos los miembros de la corte. Según testigos de la época donde se les preguntaba cómo era la situación entonces, escritos que están recogidos en la hemeroteca, decían textualmente “esta tarde he visto dos o tres casas marcadas con una cruz roja y con las palabras que Dios es "apiadio de nosotros en sus puertas”. Otros comentaban el sonido constante de las campanas de las iglesias, como mensaje de que la peste aumentaba.


Para poner fin a la ya llamada Gran Plaga, haciendo referencia a la que había sido anteriormente la peor epidemia de la historia, la Peste Negra, se proponían y decían muchos falsos mitos y remedios, que obviamente no evitaban la enfermedad. No fue hasta que sucedieron dos hechos en la ciudad de Londres que la enfermedad disminuyó, hasta llegar al punto de extinguirse: lo primero fue la organización de los entierros, los cuales consistían en fosas comunes y el segundo , el Gran Incendio de Londres de 1666, aunque se consta que el fuego se produjo posteriormente a la disminución de la enfermedad y sobre todo, en el centro, donde justamente la enfermedad no predominaba. El fuego no tocó las zonas más afectadas por la enfermedad como las del sur de la ciudad. Por tanto, si la peste disminuyó hasta extinguirse, se cree que fue por la falta de población existente. A menos población, menos casos de peste.

 

Cuando disminuyó la enfermedad y la situación parecía más estable, a finales de febrero de 1666, Carlos II volvió a establecerse en Londres junto a su familia y los miembros de la corte. Hay que hacer un inciso en la obra escrita por Daniel Defoe, en 1722, llamada Diario del año de la peste, donde Defoe redacta en primera persona sucesos y situaciones vividas durante 16665 y 1666, en plena Gran Plaga en Londres , aunque él no lo hubiera vivido. Esta obra está redactaba con un orden cronológico y se cree que Defoe, se basa sobre el diario de su tío, Henry Defoe, el cual si vivió este hecho histórico.
Defoe, cita en su obra los efectos que causaba la peste: "algunos son inmediatamente abromados con fiebres violentas, vómitos, dolores de cabeza y espalda insoportables así como delirios". También añade, “otros, sufren fuertes inflamaciones y tumores en el cuello, en la ingle o las axilas hasta que se pueden romper, poniéndolos en una agonía insoportable y atormentosa.”.

 

73f05c12c7385de028265952594820a2ff516894990e5d86e2885d5fa3097177.jpg


Fosado de Bedlam


Ante una gran epidemia como lo es la peste, los fosos son una medida típica y utilizada constantemente para evitar propagar la enfermedad proveniente de los cuerpos fallecidos, por eso los enterraban todos juntos. En marzo de 2015, se encontró un yacimiento arqueológico correspondiente a una fosa común en la estación Liverpool Street de Londres, mientras construían una línea de tren de alta velocidad del proyecto llamado Crossrail, el cual uniría la parte oeste de la ciudad con la del este. Al darse cuenta de la importancia del descubrimiento, se organizó un grupo de 60 arqueólogos para trabajar en el yacimiento, provenientes del MOLA, Museo de Arqueología de Londres. El arqueólogo y jefe de Crossrail, Jay Carver dijo “Esta fundición común, tan diferente a otros enterramientos individuales descubiertos también en el cementerio de Bedlam, es muy probablemente el resultado de una reacción a un evento catastrófico.”

 

Posteriormente a esta declaración de Carver, la empresa Crossrail hizo un comunicado diciendo que “Una lápida cercana estaba marcada como el año 1665, y de hecho los individuos parecen haber sido enterrados todos el mismo día, dando a entender que fueron víctimas de la Gran Peste. Los delgados ataúdes de madera que los cubrían se desmoronaron y descompusieron, ofreciendo ahora el aspecto de una fundición común que se hubiera venido abajo, distorsionada. Los esqueletos serán ahora analizados por osteólogos del MOLA (Museo of London Archeology - Arqueología del Museo de Londres), y las pruebas científicas podrán revelar si la peste bubónica o algún otro tipo de epidemia fueron la causa de las muertes.”

 

Se encontraron alrededor de 3.000 esqueletos, que dataron sobre 1569 y 1738. Esta datación, junto según la forma en que estaban colocados y los estados de los huesos hicieron llegar a la conclusión de que pertenecían a cuerpos afectados por la Gran Plaga de Londres, la cual tuvo lugar en 1665 y 1666, fechas que concuerdan dentro de las dataciones deducidas. Aparte de estos restos, también se encontró restos de otros cuerpos, que se pudieron separar de los del siglo XVII, gracias a sus condiciones y sobre todo, a la forma en que estaban enterrados. Los cuerpos del siglo XVII, estaban todos juntos, en masa, mientras que el resto de huesos, estaban separados respectivamente. Esto se debe, a que anteriormente, había sido un cementerio del Hospital de Bedlam.

 

Este cementerio había sido descubierto dos años atrás, pero no ha sido hasta 2015, cuando se han descubierto 3.000 esqueletos provenientes del siglo XVII. A pesar de concluir que estos esqueletos podían ser de la Gran Peste, no se supo hasta un año después, en 2016, que efectivamente, eran oficialmente en consecuencia de esta enfermedad que tocó Londres en 1665. Esto se ha sabido gracias a las pruebas ADN que se han llevado a cabo en 20 esqueletos de Bedlam, exactamente sus dientes, los cuales fueron llevados a Alemania para realizar las pruebas, en el Instituto Max Plunck por la Ciencia de la Historia Humana en Jena. Los dientes son las partes donde se retienen más los hechos, sucesos que le ocurren al cuerpo humano, por eso es una fuente definitivamente fiable. El ADN ha demostrado que daban positivo en la bacteria predominante de la peste, yersina pestis, la cual se había extraído de otras fosas que correspondían a la Peste Negra.

 

8e2ee321e7bd54bf0401f76fd39e9517e30497246f43743a082527e97ea09791.jpg


Conclusión


Se había especulado mucho sobre el motivo, la causa principal de la gran mortalidad proveniente de los años 1665-1666 en Inglaterra, sobre todo en Londres. Se había hablado de un brote de peste, que mucha gente apoyaba, pero también se había dicho que podía haber sido algún virus hemorrágico.
Definitivamente, gracias a este nuevo hallazgo de yacimiento en medio de la ciudad de Londres, se puede confirmar gran parte de su historia, que el gran decrecimiento de población durante 1665 había sido debido a uno de los últimos brotes críticos de peste.

 

Con esta conclusión, también nos hace pensar que la peste nunca se extinguió por completo después de la Peste Negra, siguió rondando durante unos 400 años, hasta que se aisló en cierto modo. Se sigue sin saber del todo la causa por la que la peste desapareció en 1666, después del gran impacto que dejó en Londres y descartando definitivamente el Gran Incendio de 1666. De lo que si estamos seguros, es de que después de todos los análisis en los restos de esqueletos y huesos que estuvieron en contacto con la bacteria de la peste, podemos afirmar que la enfermedad que todavía dura en nuestros días, es la misma peste de aquella época.

 

b45a60ed429000c279b33ae25eeb8f62ca7492c56f47af70d51d35af306b1482.jpg

 


- Mi link de embajador;

https://www.publish0x.com?a=4zbq7nA7ep


Link a mi perfil;

https://www.publish0x.com/@Mask69


- Link al Blog en el que incluyo esta publicación;

https://www.publish0x.com/arqueologia-y-antropologia


 

How do you rate this article?


1

0

Mask69
Mask69

Escribo en CASTELLANO (spanish) y en inglés (ENGLISH is my third language). Cada día soy otra versión de mi mismo, intento superarme. Entré en el mundo de las criptomonedas y los NFTs el 2021. ¡Soy Mask69... También en Youtube!


Arqueologia y Antropologia
Arqueologia y Antropologia

En este blog voy a subir publicaciones relacionadas con todo lo que he ido aprendiendo a lo largo del grado de Arqueología de la Universidad de Barcelona, En la Facultat de Geografia i Història. ¡Espero que aprendais mucho!

Send a $0.01 microtip in crypto to the author, and earn yourself as you read!

20% to author / 80% to me.
We pay the tips from our rewards pool.