Mi barrio en el internet

By Jectoons | jectoonsnet | 23 Apr 2021


Me acuerdo del internet 1.0.

O tal vez era el 1.1. El caso es que me acuerdo. Teníamos una computadora de escritorio, y era la máquina familiar; mis padres la usaban para alguna cosa, mi hermano menor no la usaba tanto, y yo la usaba primero para jugar videojuegos de Lego o de Harry Potter. Era una HP Pavilion, toda futurista con sus lucecillas y sus entradas y su color cromo mate, con portezuelas que se abrían para revelar más lucecillas y entradas.

No estoy del todo seguro de cómo o por qué empecé a usar la computadora. Quizás tuvo que ver con las clases de computación en la escuela y la curiosidad y el deseo de experimentar y aprender más por mi cuenta, o quizás fue un caso de casualidad o de apoyo por parte de mis padres. Pero en cuanto empecé a usarla, no quería dejar de hacerlo.

Pronto dejé de jugar videojuegos en la computadora y usaba para ese fin mi vieja confiable Nintendo 64, y más adelante el Nintendo GameCube. Al menos los juegos grandes. Porque pronto descubrí los juegos flash en el internet, quizás en tonterías.com, o en algún sitio similar, y estaba fascinado con la idea de que alguien en su tiempo libre había creado estos juegos funcionales, burdos y divertidos.

Así fue como se abrió mi barrio en internet.

No puede decir con certeza de que tonterias.com fuera el primer sitio que frecuentara, pero puedo asegurar que fue uno de los primeros y que se quedó marcado en mi memoria. A través de este portal que recopilaba cosas curiosas de la web encontré a LocoArts.ar y su Alejo y Valentina, y a Bernard Derriman y su video musical "Everyone Else Has Had More Sex Than Me", primeras caricaturas en línea que empezaron a inspirarme a ser animador.

Tonterías me llevó de la mano también a Newgrounds.com, un portal flash en el que todo el mundo podía subir animación o juegos o música y podía comentar y reaccionar a las creaciones de otras personas. Era como la plaza de mi barrio, en la que podía mostrar lo más reciente que había hecho y que otras personas me dijeran lo malo o lo bueno que era, además de sentirme bien por alcanzar la página principal en una o dos ocasiones y practicar mi inglés. La colaboración con otras personas en otras partes del mundo y la creación de amistades fueron sucesos naturales a partir de acá.

0221bc43ef857f199fd81a41a2815c6e8b948e13a9df017a649499a1cc2f3d18.jpg

Mi barrio se componía entonces de tonterías, que cada vez usaba menos, Newgrounds, que se volvió mi pan de todos los días, una nueva plataforma para mí llamada DeviantArt en la que podía subir mis dibujos primerizos, así como una variedad de foros y sitios en los que podía escuchar MIDIs de Zelda o leer noticias y rumores sobre Banjo-Kazooie y el RareWitch Project. Las amistades que iba formando en estas plataformas iban a parar a mi MSN messenger, en donde platicaba con ellos y la pasábamos bien.

La computadora del hogar dejó de ser del hogar y pasó a ser mi portal de entrada a mi barrio en el internet. No recuerdo bien mi primer correo electrónico, el cual seguramente fue de hotmail.com y seguro tuve que hacer para poder crear una cuenta en la creciente cantidad de sitios que empezaba a frecuentar.

Aprender a utilizar el internet fue un proceso natural y lúdico, algo en lo que me podía meter sin preocupaciones y con lo cual me salía de mi realidad para adentrarme en un espacio en el que, de una forma u otra, todos éramos partes iguales.

Todos creaban. Todos veían. Todos opinaban o tenían su blog.

Tuve MySpace, creo, y Metroflog, pero me tardé en entrar a Facebook porque había rumores de que el FBI se robaba tu información (ja). Mi barrio comenzó a conectarse de pronto con una gran metrópolis del internet en la cual había cada vez más cosas que ver, y cada vez más intereses de corporaciones que veían en nosotros, los usuarios, una máquina de hacer dinero... o peligrosos criminales.

No estaba al día de las cosas que pasaban a mi alrededor, sin embargo. Estaba tan enfrascado en mi barrio, en mi espacio creativo, en mis dramas digitales adolescentes... y en los no tan digitales, que muchos de los cambios que hoy en día vemos como pilares del internet actual pasaron desapercibidos para mí.

Escuché de Google comprando Youtube, por supuesto, pero no entendí lo que significaba. Escuché de Bitcoin, pero tampoco entendía qué pasaba con eso. La caída y el rebote de Yahoo, los escándalos en línea, todo eso pasaba afuera de mi barrio.

Hasta que un día mi barrio desapareció. Engullido por la metrópoli del internet, los diferentes sitios que frecuentaba se dispersaron o dieron lugar a otras cosas. Hay proyectos que se mantienen, por supuesto. Newgrounds.com sigue vivo y coleando, pero hay otros muchos que si siguen acá han perdido su encanto.

De repente llegó la web 2.0, y la web 2.5, y hay quien me dice que estamos entrando a la web 3.0 y yo apenas enterándome de que mi barrio ya no está.

No es que ya no estuviera, claro, pero me perdí en otros laberintos en los que no entraba tanto antes, como lo fue Facebook. Oh, cuánto tiempo perdido ahí, entre chismes, Zynga, fotos y rumores, de pronto era 2015.

La revolución, al menos una de ellas, pasó por encima mío y ni me enteré.

Hoy me ha costado salirme de las garras de las grandes compañías, y aún me doy la vuelta por ahí. Aún paseo por Twitter e Instagram, aún uso Google de vez en cuando, pero hace unos meses me dio por reclamar y reconstruir mi barrio.

Me dio por volver a querer a ser yo en línea, y no dejarme llevar por las modas o por los que gritan más fuerte. Me percaté de que sólo frecuentaba 3 sitios web todos los días, y me dio una tristeza enorme darme cuenta de que había sucumbido y había limitado, casi a propósito, mi experiencia en el internet.

Así que intenté meterle variedad a mis sitios más frecuentados: en lugar de ver las noticias en Twitter, me puse a leer noticias directamente de los sitios web de periódicos locales e internacionales; en lugar de leer opiniones apresuradas en 240 caracteres o chismes en redes sociales, decidí intentar leer opiniones bien fundamentadas, ensayos y artículos en blogs. Y no es que me haya desaparecido de redes sociales en general. Las sigo usando, pero ahora uso varias que no pertenecen a las grandes corporaciones dueñas del internet en conjunción con las mismas.

Han sido un par de meses de descubrimiento, de prueba y error, de intentar encontrar mi lugar en este internet 3.0, y ver cómo puedo ayudar a construir lo que sigue, tener un rol activo y no pasivo. Como al principio.

Como en mi barrio en mi internet 1.0. O 1.1. No sé quién decide esas cosas.

Gracias por leer.

(Captura de pantalla tomada con la Wayback machine. Por coincidencia, la página principal de Newgrounds en una fecha al azar terminó mostrando una de mis animaciones en la página principal. Dulce coincidencia.)

How do you rate this article?


0

0

Jectoons
Jectoons

Animador e ilustrador mexicano // Mexicanimator. Escribo cosas en Español y en Inglés.


jectoonsnet
jectoonsnet

Las reseñas, artículos, ensayos, cuentos y todo lo que publico en español en mi sitio web, http://jectoons.net

Send a $0.01 microtip in crypto to the author, and earn yourself as you read!

20% to author / 80% to me.
We pay the tips from our rewards pool.